jueves, 3 de agosto de 2017

Recuerdo ámbar


Textura
es rozar las protuberancias de las sombras
hay aspereza
son rostros en colores imposibles

Doce círculos no atienden tu paciencia
son dínamos de plata
encendiendo el mundo
ahondando los pies solos

Si una imagen son mil puntos
qué me hace oír tu recuerdo

Luz contra la ventana
ecos de oro
me sumergí en dos horizontes cerrados
y las décadas me dejaron aquí

Sin ahogarme
Sin nadar
Cómo hacer un manto para negar tu espacio
Si el mismo nos contiene

A la deriva entre dos domos ámbar
Mi reflejo al final del cielo
Me sonríe

martes, 2 de mayo de 2017

No morir

El concreto hierve con la lluvia
lo siento ascender
envolverme
el polvo gris no es mi enemigo
es formador
es verdadero

no debemos temer a no morir
el arco solar es corona
para el que espera despertar
despierto

mis ojos cerrados
oyen más que antes
tu reflejo en golpes de aire
hace vibrar mis brazos

no debemos temer a no morir
no morir es morir más lento
esperando un beso blanco
que diluya el sol sobre mis hombros

martes, 9 de agosto de 2016

Muerte

La muerte no te puede llevar si tienes dedos gordos
El acero se hunde pero no duele
Cada paso es de mentira
Cuando caminas al revés de la muerte


Te escucho
En la ventana
llama fuerte, rompe la noche
pero no me alcanza


te llamo muerte


la base de mis manos arde
no es dolor
es un niño antes de su día
es su tiempo en el espejo


en el tercer aire de la noche
siento la humedad
es tela, es gris, son líneas en volumen


el brillo sobre blanco
quebrándose
sin extremaunción

martes, 19 de julio de 2011

Aúlla

Aúlla

Un camión de carretera

No es distinto de la caverna


Mi éter fracturado

En formas de negro


Sobre el velo

Inhalo el desierto

Entre telas naranja

Nado de brazos caídos

Tocando la loza

Obradora de un hado propio


Este invierno de ceniza

No sabe rozar mis oídos


Trabé los dedos del hombre

Uniendo cada uno a sus orgullos


Música

Estirando el tejido de Dios

Martillos en declive

Orbitando sus verdades

Ruedan en mi suelo

Intuyo que terminan

Abrazando tu retrato

domingo, 5 de septiembre de 2010

Poema Social

"Después de más de un año de silencio, al ataque:"

he aquí el primer poema social
de flujo de cabecitas negras
sin mucho que desear
ni poco que agradecer

es un poema dubitativo
con dos carencias graves
causa y efecto
al tropezar en los rincones
de una frente amurallada

es de versos viejos
de otros nombres
impredecibles
de una esquina llena de luces

Yo tenía un cincel aquí

domingo, 22 de marzo de 2009

ESTOY ESCRIBIENDO DE NUEVO, ME PEGO UN TIRO

Hola
Soy
Yo
No tu
Yo
Un mismo
Dedos ante botones
Nervios ante dedos
Electricidad
Ideas que no fluyen ni caminan ni caen ni piensan
Soy un vertedero en plena ebullición
Haciendo trompos porque sí
No tener nada claro
Es impregnarse de incertidumbre
Para que la gente en el metro te haga espacio
Saltar de pie en pie
Ante el futuro que se hace tan hondo, abierto
La siento pero lejos, y no me hace mal
No es libertad
Es centralismo egocéntrico capitalístico
Lo que no se puede creer
Se puede crecer
Se puede grabar, leer, mentir
Ofrecer, transitar, esparcir
Meditar, ahondar, ignorar
Conseguir, alcanzar
NO, NO SE PUEDE ALCANZAR
Se puede alcanzar a pensar en alcanzar
O pensar en alcanzar a pensar en alcanzar
No nos engañemos, mis gitanos
No se puede dormir cuando la duda está saltando en tu cama
Mirala revolver tu pieza
Mirala vomitar tu ropa
Mirala devorando
Le salen calcetines por las orejas
Hay algo de cierto en su vivir
Ella sí que no puede vivir sin tí

jueves, 10 de julio de 2008

La Canción Humana

El te amo que le das a una mujer en una caminata por Santiago al mediodía es diferente del te amo que le das en la oscuridad de su abrazo, tirados en su cama de colores que se roban tus ánimos de algo más.

El primero es una declaración a la humanidad, un anuncio pirotécnico para llevar el reflejo de lo que se desborda en agitaciones de manos y suspiros consonantes. Es decir "mundo: yo la amo". Es ponerte de pie como la hormiga impía que eres y tomar a otra del caudal indetenible al basurero de la cocina, levantarla y mirar con ella que el valle de plata no es más que un fregadero. Es un te amo cómplice ante el circo que vas dejando de tomar en cuenta.

El segundo es casi despótico. Es un grito enrabiado que se viene oyendo a nivel precelular, entre el alma y el primero de tus cromosomas. Un te amo que rueda salvajemente, apropiándose de cavidades mentopsicofisiológicas desconocidas hasta hoy por la ciencia y poesía modernas, que empuja y emerge fulminante hacia el oido de la favorecida, tan cerca que apenas lo alcanza a significar, oleada por una fragmentación de la materia que la suspende en su propio tiempo, la expande y contrae a un ritmo que los músicos no pueden sino sospechar, intuir, jamás imitar porque está prohibido, esa es la canción humana señores, no la toca nadie que no esté amando, amando tanto que no puede escuchar.

La canción humana es la única que no se ve, no se oye ni se toca. La canción humana es inadmisible más allá del reino de un abrazo verdadero. La "t" la desata, y la "o" la recluye, en menos de un segundo contenemos la belleza sin los límites de la forma o el entendimiento. La tenemos al alcance, la perdemos antes de cerrar la boca. La canción humana late al ritmo de un universo, y de su universo contenido, hasta su contenido, hasta el mayor de todos los nombres que el medioimberbe combinador de palabras que aquí escribe jamás escuchará.